Cómo calcular las calorías de nuestras recetas

Las calorías de la comida es una magnitud muy importante para nuestra salud. Los buscadores de Internet y los asistentes personales de los móviles proporcionan esa información sin tener que acceder al artículo que ofrece dicha información. Pero, ¿para qué saber las calorías del arroz blanco, si nadie se lo come crudo? Es una buena observación a la que le voy a dar un remedio.

Los cálculos matemáticos tienen en común con la literatura y el diseño que van dirigidos a un público y con un objetivo. En nuestro caso, si estamos interesados por las calorías, lo más probable es que queramos mantener la linea o mejorarla. Con ello tenemos que el público para el cual se dirige dicho cálculo somos nosotros mismos y el objetivo es controlar el peso.

Soy consciente que lo dicho sobre los cálculos no se oye nada en el mundo de las matemáticas. Sin embargo, cuando se obtienen modelos matemáticos para hacer predicciones (con cálculos), sin saberlo o sin ser consciente, se da respuesta a esas preguntas. Muchos investigadores dirían que su objetivo es describir la realidad con precisión para un público muy exigente.

Siguiendo con las calorías… En algunos casos se puede encontrar información sobre el valor del plato cocinado de forma estándar. Por ejemplo, en esta página nos informa sobre varios platos típicos. Lo más probable es que nuestra paella no sea igual, pero muchos estarán dispuestos a no hacer caso a esa falta de precisión porque es para nosotros y solo se quiere una guía que nos diga qué plato tiene más calorías que otros.

Os propongo una técnica o procedimiento que, para mi, es mejor que ir buscando platos estándares en Internet. De forma abreviada, este es: sumar las calorías de todos los ingrediente en crudo usados en la receta personal y dividir, este resultado, entre las raciones. Dicho en pasos sería:

  1. Enumeramos los ingredientes con su peso o volumen.
  2. Buscamos las calorías de cada ingrediente.
  3. Calculamos sus calorías en crudo.
  4. Sumamos todos los valores obtenidos en el paso anterior (3).
  5. Dividir la suma anterior por las raciones.
  6. Así obtenemos una aproximación bastante difícil de mejorar teniendo en cuenta nuestras posibilidades.

Ahora ya tiene sentido saber las calorías del arroz blanco, de los garbanzos sin previo remojo, etc. También vamos a tener que saber usar las reglas de tres para adaptar la información que recibimos de Internet.

La técnica anterior no nos ofrece el valor verdadero de cada plato, obviamente, pero sí es una buena guía para nosotros. Con ella podemos comparar los platos que nosotros cocinamos a nuestro gusto y elegir en cada momento el más oportuno para controlar nuestro peso. Está a nuestro alcance sin tener que recurrir constantemente a estudios médicos. Además, podremos configurar nuestra receta para que el plato tenga menos calorías sin perder ese sabor al que estamos acostumbrados.

Por rigor, he preguntado a Internet y hay varias páginas que también ofrecen esta técnica como sucede en esta entrada. Muchas de las webs, la dan como el cálculo para conocer el verdadero valor de las calorías de un plato… Es mejor saber que la precisión puede fallar. También debes saber que cabe la posibilidad que la suma de dos ingredientes previamente cocidos sea mucho mayor de lo esperado (absorbiendo la energía térmica).

Para finalizar, espero que te quedes con la técnica. También espero que sea de ejemplo para concluir que los cálculos matemáticos tienen un fin y un público. No siempre hay que rozar la máxima precisión como si fuese una investigación científica. También te animo a usar unidades subjetivas como explico en esta entrada. Eso sí, hay que saber cuando la precisión es insuficiente.

Si tienes una opinión u observación que aportar, puedes compartirla libremente en los comentarios. Esta entrada encaja en el segundo propósito de este blog de encontrar puntos en común entre las matemáticas y lo que nos sucede.

2 comentarios en “Cómo calcular las calorías de nuestras recetas

  1. Explicado de forma clara y concisa.
    Me ha gustado el sistema para calcurar las calorias reales de nuestros platos.
    Y además nos sirve para valorar con más acierto lo que realmente comemos, como cereales, verduras, grasas.
    Voy a ponerlo en práctica, gracias

    • Cristina, me alegra saber que lo pondrás en práctica. Quiero insistir en que son las calorías en crudo para nadie entienda que son las calorías que tendría el plato una vez cocinado. Gracias!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: