Cuando la razón supera la imaginación

La imaginación es la capacidad de ir más allá de la realidad. Sin embargo, en algunas ocasiones la razón supera a la imaginación, a pesar de que en otras sucede lo contrario. Esta vez se trata de un color que se puede pensar, pero no se puede imaginar. Ese color es el transparente: el color del aire, del agua, del cristal y de innumerables objetos artificiales.

Hagamos una prueba para ver que no lo podemos imaginar, pero sí que lo podemos pensar. Imagina una foto tan grande que ocupa todo tu ángulo visual. Imagina que es de solo un color. Ahora imagina que es transparente y no hay nada detrás, ni el color negro ni ningún otro color u objeto. Detrás no hay nada. ¿Puedes imaginar el color transparente? No, ¿verdad?

Bien, ahora imagina una jarra de cristal llena de agua en una mesa. Como detrás de la jarra está la mesa puedes deducir que ese objeto sin color es la jarra porque se producen alteraciones en la dirección de la luz y algunos puntos brillantes. Por tanto, puedes pensar en el color transparente.

En otras ocasiones he resaltado la importancia de la imaginación y de la fantasía por encima de la razón. Pero esta vez hay que aceptar que no podemos imaginar este color de forma aislada, como ocurre en los demás colores, porque no es un color cognitivo, mental o imaginario. El color transparente representa la ausencia de pigmento, por ello existe y lo podemos pensar, pero no imaginar.

El transparente, para mí, es para los colores lo que el cero es para los números. De hecho, hoy en día no es un color reconocido por los sistemas o espacios de color científicos, pero está incluido en los modelos informáticos como una dimensión cromática más. Lo mismo le sucedió al cero, primero fue usado principalmente para contabilizar la nada y luego fue reconocido como número.


Gracias por leer. Te invito a visitar las últimas publicaciones. Actualmente, busco conocer gente con otros puntos de vista y con otras opiniones, además de gente que coincida conmigo. Así que siéntete libre para comentar, tuitear o dar algún tipo de feedback.

Dime si te ha gustado la entrada pulsando el botón de arriba. Te llevará a una página de salida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: