Adelante, entre.

Introducción

La presente entrega empieza con esta introducción, seguida de un breve resumen de la anterior. Más adelante, expongo una peculiaridad de la materia, la cual sirve como un buen ejemplo de modelo que idealiza el comportamiento natural de los entes reales. No obstante, lo escribo para «autoadvertirme» y no «autodesanimarme», si encuentro incoherencias entre lo que ocurre y el modelo que pueda obtener.

A continuación, ofrezco un nuevo concepto: el punto de color. Este servirá para ordenar geométricamente los colores porque, de él, obtengo dos esferas. La primera de ellas hará referencia a los colores-luz; la segunda, a los colores-pintura.

Más adelante, expongo una observación de la realidad, la cual hay que tener en cuenta para conocer mejores los colores. Inmediatamente después, finalizo la entrega con unas observaciones acerca del color-mental. Espero que el texto sea esclarecedor e ilustrativo.

 

Deje un comentario

Normas de moderación de comentarios.

Aviso: Los datos introducidos aquí serán compartidos con Automattic

A %d blogueros les gusta esto: