La verdadera realidad de la mentira

Todos hemos oído alguna vez aquello de «La verdad duele». La considero una frase que invita a vivir en un mundo lleno de falsedades y dista mucho de ser un enunciado que enseñe. Ante esta afirmación un colectivo de científicos puede reaccionar con: «… prueba con la ignorancia.».

Además de ignorantes éramos inocentes en nuestra infancia. Pensábamos que lo contrario de la verdad era la mentira, pero tal vez fuese por falta de vocabulario y no por confusión de conceptos. Así, realizábamos la pregunta, ¿es verdad o es mentira?, para preguntar sobre la veracidad de lo que nos acababan de decir.

No caigamos en la trampa. Las afirmaciones son ciertas o falsas y las personas somos sinceras, mentirosas o una mixtura entre las dos. La pregunta anterior que hacíamos de niños a nuestro familiar en realidad era una segunda oportunidad que le dábamos para que se ganase el galardón de nuestra confianza. Supone así un crecimiento.

Crezco mucho cada vez que leo una cita que el científico y museòlogo Jorge Wagensberg nos compartió una vez: «Las mentiras se construyen, las verdades se descubren.». Puede parecer que sea un poco infantil y que cometa la confusión que, aparentemente, manifestábamos de niños…

No obstante, la verdad se descubre; al igual que se descubre lo falso. Sin embargo, para que algo sea mentira, se debe construir. Ello pasa por mal-educar a una persona convirtiéndola en mentirosa. Nos nace ser sinceros. Por tanto, esa es una construcción nociva como lo es la fabricación de un arma.

Todo buen empresario sabe donde está el negocio. También sabe hacer bien los números. Así, como indicaba en otro post cuando el bien no sale rentable se debe a que no sabemos hacer números. ¿Por qué pensar que el mal va a ser beneficioso? ¿No es en sí una paradoja que el mal sea rentable?

Creo que todo buen empresario y emprendedor sabe que la verdadera realidad de la mentira es su alto precio: la verdad es mucho más económica que la mentira. Mientras que la mentira solamente nos trae gastos, la verdad va más allá de los ingresos, nos trae beneficios.

Deje un comentario

 

Suscríbase al blog

Cuando lo envíe su dirección electrónica será almacenado por la empresa Automattic vía su aplicativo Jetpack que uso en este blog. Luego recibirá un correo de verificación. Dar su confirmación supone la aceptación de la política de privacidad de este blog.

A %d blogueros les gusta esto: