Matemáticas navideñas

El día 22 de diciembre abre la fiesta navideña. Aunque los comercios comenzaron antes, los demás empezamos a dar las primeras felicitaciones, los memes los han terminado y empezamos a recibir algunos, si aun no hemos adornado la casa antes, este día es el plazo máximo para preparar las visitas familiares…

El aludido 22 tiene cierta peculiaridad que lo convierte en especial. Al contrario del pensar de mucha gente, no se debe al famoso sorteo cantado y televisado que solo ocurre en España. Principalmente, es debido a que se produce, generalmente, el cambio de estación entre Otoño e Invierno.

El estudio de las estaciones corresponden a la Astronomía que forma parte de las Ciencias Matemáticas, antes llamadas Ciencias Exactas. Aquí tenemos ya la primera relación entre matemáticas y Navidad. Sé que en esta época del año dejamos de lado los números, los cálculos y nos centramos más en la parte emotiva, aunque ganemos unos kilos de más.

Esta quincena, que se comporta como puente entre años consecutivos, tiene tantas conexiones en las matemáticas que se podría escribir un blog entero lleno de entradas. No obstante, voy a centrarme en el sorteo de la Lotería Nacional de Navidad. Tal vez en otra ocasión me inspire otra cualidad.

Las probabilidades de cada premio de este sorteo son fáciles de calcular y en numerosas ocasiones he visto a compañeros míos advertirnos de ser premiados con la salud. Sin embargo, las emociones nos vuelven sordos a este tipo de mensajes. Pero, ojo, no se trata de una lucha entre comprar o no.

Debo decir que ambas posiciones son correctas. Se trata, entonces, de cuántos décimos nos podemos permitir dado el poder adquisitivo de cada uno porque queremos vivir la vida con ilusión. ¿Por qué no jugar a algo que nos da un toque de esperanza?Al fin y al cabo, supone un granito más de calidad en nuestra vida.

Para mí, es una buena acción ahorrar en gastos superfluos para que nos brinden una remota posibilidad de alcanzar una posición económica más desahogada. Pero, ¿cuántos son muchos décimos?¿Cuánto me puedo permitir?¿Debo tener en cuenta el aumento de probabilidades para gastar más en lotería?

Las preguntas anteriores a simple vista nos generan “incomodidad matemática” porque evoca en nosotros cálculos complejos fuera del alcance de muchos. No nos asustemos, hay un camino diferente para responderlas. Un camino con cálculos sencillos al alcance de todos sin necesidad de estudios.

La solución está en cuántos gastos superfluos podemos evitar sin que ello nos incomode mucho. Ello nos dará en seguida una idea intuitiva de la cantidad buscada. Un décimo, compartido o no, nos dará una ilusión extra que siempre viene bien, pero cuidado mucho gasto en lotería nos quitará salud y mermará nuestra calidad de vida.

Creo que es un buen momento ahora que ha pasado el sorteo y aun está presente para reflexionar lo dicho. Espero que pienses bien aquello que he dicho de restar un poco en gastos evitables y sumar un poco de ilusión. Recuerda que un gasto excesivo provoca una pérdida de lo que se busca. Sin más, feliz navidad.

2 comentarios en “Matemáticas navideñas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Mantenenos tus datos en privado y solo los compartimos con los terceros que hacen posible este servicio. Lee nuestra política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: