¿Qué pinta un matemático estudiando los colores si no existen?

El domingo pasado fue el día internacional del color y la Facultad de Ciencias de la Universidad de Alicante quiso celebrarlo el lunes con una conferencia divulgativa expuesta por Conchi Lillo (en Twitter @ConchiLillo) y presentada por Julio Mulero (en Twitter @juliomulero). Un evento que fue muy entrañable y ameno. Por ello te lo recomiendo encarecidamente, ya que está disponible en Youtube (enlace) bajo el título “Los colores no existen”. Pero si es así, ¿qué pinta un matemático estudiando el color? Veamos la respuesta.

En mi caso me aventuré en el mundo de los colores para obtener un modelo matemático del color. Para definirlo mejor diré que busco representar los colores con números de manera que al sumar los números dé siempre el color mezcla. Si, por ejemplo, el blanco es el 1 y el rojo es el 2, el 3 debe ser un rosa. Esto debe ocurrir para cada par de colores cualesquiera. Creo que es posible aunque se demuestre que los colores no existen. Debo decir que ya hay algunas operaciones, por ejemplo se puede usar la regla de la palanca (centro de masas) para la suma de colores con los números, pero esta operación no es una ley de composición interna, es decir, no es una suma de números.

Un modelo no una teoría

Todos sabemos que no tenemos evidencia científica de que las rectas existan porque no podemos demostrar que el universo sea infinito. Lo mismo se puede decir de los planos. También de las superficies, ya que en realidad todo son átomos separados y no son lisas como supone la matemática. Pero no hay duda que, la recta, el plano, las superficies y demás son objetos cognitivos son útiles para describir la realidad y manejarnos mejor en ella. Así que si los colores no existen y son objetos de la imaginación, la pregunta debería ser ¿por qué la ciencia empírica estudia algo imaginario?

De todos modos, mi objetivo es modelar matemáticamente los colores por lo que debo suponer que existen. De lo contrario no sería un modelo, sería una teoría matemática del color. Esto es sin duda una dificultad a superar. Así que parte de mi esfuerzo ha terminado en un artículo que ahora está en revisión en RIS. Mi intención es esforzarme cada día más para la ciencia.

La respuesta

Entremos un poco en materia. Si has visto la conferencia de Conchi Lillo, de lo contrario aun puedes ir, sabrás que cada animal ve los colores de manera distinta e incluso entre los individuos de una misma especie. Ello nos incluye a los humanos. Esa falta de constancia en el color es lo que lleva a la ciencia a afirmar que los colores no existen. La ciencia dispone de más argumentos, pero la conferencia estuvo centrada en este. De hecho es el más sorprendente.

A continuación, voy a hacer un poco de crítica a lo dicho. Imaginemos que vemos una moneda redonda. El borde que vea cada uno será una circunferencia o una elipse según la veamos inclinada o no; es más cada elipse será diferente dependiendo del grado de inclinación de la moneda por lo que cada uno ve una elipse diferente. Por lo cual, la elipse de un tercero no es la misma que la tuya ni la mía, no necesariamente. Sin embargo, no se puede afirmar que la moneda no tiene forma y concluir que la forma no existe. Gracias al uso de razón, a percibir distintas perspectivas y un poco a lo aprendido en matemáticas podemos decir que la forma de la moneda es la forma de un círculo. Además podemos diferenciar entre la forma de la perspectiva observada y la forma del objeto. Todo ello me lleva a creer que se puede superar esa dificultad que supone la afirmación los colores no existen.

Concluyendo

No hay duda que lo que expuso Conchi Lillo es la posición de la ciencia. Lo hizo de forma clara, amena y entretenida. Además, recurrió a describir la diversidad humana en la percepción visual para explicar porqué algunos pintores tenían su manera peculiar plasmar sus obras. También fue fascinante ver una imagen donde se apreciaba la diversidad de ojos entre los seres vivos. Todo ello provocaba en la audiencia una sensación de admiración que despertaba la curiosidad por la biología y los colores. Si a ello le sumamos el ambiente sosegado y familiar en el que nos introdujo Julio Mulero, con ese poema, que no he comentado, y ese carácter afable que le caracteriza, da por resultado un vídeo que no te puedes perder. Mientras me tendrás aquí buscando un modelo matemático del color.

Créditos

Foto destacada de Bernie Almanzar en Unsplash


Gracias por leer. Te invito a visitar las últimas publicaciones. Actualmente, busco conocer gente con otros puntos de vista y con otras opiniones, además de gente que coincida conmigo. Así que siéntete libre para comentar, tuitear o dar algún tipo de feedback.

Dime si te ha gustado la entrada pulsando el botón de arriba.

1 comentario en «¿Qué pinta un matemático estudiando los colores si no existen?»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: