El método de Descartes

En la actualidad estoy interesado en un proyecto que me ha llevado hasta Descartes y su discurso. Verdaderamente es un texto de obligada lectura, ya que de él nace el método científico y marca un punto de inflexión porque pronto la filosofía natural, como se llamaba, pasó a decirse: Ciencia.

Independientemente de que el método científico es de gran importancia en nuestros tiempos modernos, podemos comprobar la vigencia del texto al salir a la calle, al enchufar el televisor o al navegar por internet. Quién diría que sin saber nada de descartes, está influenciado o influenciada por él porque lo hereda de la cultura que emana la sociedad. A continuación, te comentaré la parte principal de la obra.

Recordemos por rigor que esta obra vio la luz gracias a la editorial Ian Maire en la ciudad de Leiden de los Países Bajos en 1637. Su texto original lo puedes encontrar en Wikisource. Y sí, en ese libro dice la famosa frase: «Pienso, luego existo».

Consejos comentados

El primer consejo, llamada la duda metódica, lo veremos reflejado cuando en las series policíacas, por ejemplo. Allí la policía científica aplica con rigor este principio en su investigación.

La primera era no aceptar nunca como verdadero nada que evidentemente no supiera que lo es; es decir, evitar cuidadosamente las prisas y los prejuicios, y no comprender nada más en mis juicios que lo que se presentaba tan clara y distintamente a mi mente que no tenía ocasión de dudar de ello.

René Descartes

En segundo lugar, quién no ha escuchado ese “grito de guerra” que nos recomienda dividir para vencer. Justamente ese el segundo consejo o paso. El análisis.

La segunda, dividir cada una de las dificultades que examinaría en tantas partes como fuera posible y necesarias para resolverlas mejor.

René Descartes

En tercer puesto, la docencia hoy en día está basada en el tercer consejo. Así, si recordamos cómo aprendimos a leer, veremos que se da el siguiente paso/ayuda de este método.

La tercera, conducir mis pensamientos en orden, empezando por los objetos más simples y los más fáciles de conocer, para ir subiendo poco a poco como por grados hasta el conocimiento de los más complejos, e incluso suponiendo orden entre aquellos que no se preceden naturalmente entre sí.

René Descartes

Para finalizar, los escritores saben muy bien que no deben dejar cabos sueltos en las historias que cuentan. Lo vemos en el cine y en las novelas que proyectamos en nuestra mente. Exhaustividad.

Y lo último, hacer por todas partes enumeraciones tan completas y resúmenes tan generales, que estuviera seguro de no omitir nada.

René Descartes

Nota final

Después de ver estos maravillosos pasos, te voy a decir que en el proyecto mencionado al principio van a ser criticados. Sí, no te voy a engañar, estos pasos son muy buenos, pero están obsoletos para el siglo XXI. No es una cuestión de moda; es que hay un método mucho mejor. Tal vez imagines cuál, si ya has leído alguno de mis entradas. En caso contrario busca análisis en la lupa de arriba.

Por último decirte que ya veremos cómo sale ese proyecto actual. No sé, no sé, tal vez…

Agradecimientos

Por parte de la imagen de cabecera a: Frans Hals, dominio público, via Wikimedia Commons

Dime si te ha gustado la entrada pulsando el botón de arriba.

Deja un comentario