Un consejo para felicitarte el 2020. Regalar presente

En una entrada anterior, doce meses antes, te aconsejaba cómo terminar bien el año. Ello implicaba saber distinguir entre un deseo y un objetivo. Esta vez siguiendo en una linea parecida, voy a recomendarte que en el 2020 ayudes a regalar presente al prójimo y a ti. Sobre todo debes empezar practicando en ti y luego sabrás cómo ofrecer a los demás. ¿Qué es regalar presente?

Carpe Diem

La expresión «carpe diem, quam minimum credula postero» proviene de una oda de Horacio (65 – 5 a.C.) y su traducción es «Abraza el día y confía mínimamente en el futuro.» Como se dice es un sinónimo del refrán No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Realmente es una manera de aprovechar el tiempo y por tanto de regalar presente. Sin embargo, no voy a tomar ese camino.

Para mí regalar el presente no es realizar cosas productivas a todas horas. Dicha necesidad productiva parece encajar mejor en la empresa y me lleva a pensar en el estrés. Dedicar tu tiempo a los demás ya se parece más a un regalo. No obstante, con solo eso andamos un poco mancos.

En esta entrada, te ofreceré una visión más profunda de regalar presente. Tal vez acabes pensando en que sin ese conocimiento no se puede aplicar el carpe diem como me pasa a mí. Esta visión la enriqueceré con un ejemplo real en el que también participas tú y a la vez es una buena noticia para el blog. Finalmente…

Frutas y garbanzos

La vida se puede ver como una fruta a la que hay pelar y, a la vez, ir con cuidado de no comerse el hueso. Así es como se presentan multitud de momentos: ni son 100% agradables ni son 100% desagradables. Las vivencias van enmascaradas por una capa que si no la quitamos no podemos aprovecharla. Para ello tenemos nuestra inteligencia y nuestro corazón.

Un ejemplo de ello lo tenemos en las horas de trabajo. Muchas veces no nos apetece, pero luego, sí queremos cobrar a fin de mes. En estas situaciones tenemos que quitar esa inapetencia e ir al campo de batalla diario. Al final de mes vendrá nuestro mordisco nutritivo. Pero… ¡ojo! Si no hacemos un buen uso del salario, estaremos mordiendo el desagradable hueso.

Fijémonos que el presente vivido no cambia a lo largo del tiempo. Los hechos sucedidos son eso y ya no los podemos cambiar ni tu ni nadie. Sin embargo, seguro que has vivido, alguna vez, una reinterpretación de lo ocurrido. Lo que antes era desagradable se convirtió en algo agradable. No te parece curioso.

EL fenómeno descrito anteriormente me recuerda a los garbanzos en remojo. Situaciones que ni van ni vienen o más bien duelen, luego se convierten en nutritivas para la memoria. Como los garbanzos que si no los dejamos en remojo, no sirven para cocinar. He aquí una clave para regalar presente.

Regalar presente es jugar a reinterpretar nuestras vivencias y extraer de ellas el máximo jugo nutritivo para el recuerdo.

Este juego nos ayudará en el carpe diem porque día tras día aprenderemos a aprovechar los momentos. Consecuentemente entraremos en una dinámica de crecimiento indeterminadamente grande. Tal vez sea infinito, tal vez no, mejor descubrirlo y contar tu experiencia.

La felicidad es una interpretación

A lo largo del nuestra vida, como he dicho antes, interpretamos los hechos de forma binaria: buenos o malos momentos, experiencias agradables o desagradables, sabores dulces o amargos… Ello nos lleva a la tristeza muchas veces. Una vez hemos caído en la dicotomía es difícil no sentirse mal (o bien).

Me pregunto ¿de cuantas maneras diferentes eres capaz de sentirte? ¿No son todas diferentes emociones para experimentar?¿Por qué huir de aquello ni tan siquiera asusta?

Ilusión óptica

La felicidad parece un excusa del consumismo para que compres más que una herramienta para sentirte y ser más fuerte. Esos momentos oscuros de nuestra vida no hay que evitarlos al máximo, hay que darles la bienvenida y ellos se rinden. Recuerda esta entrada donde comentaba cómo reaccionar ante la oscuridad emocional.

A simple vista, el triángulo anterior es posible, pero si intentas hacerlo real, no podrás. Lo mejor, en ese caso, no es frustrarse, concluir que hemos fracasado o darse por vencido. Tampoco es esperar algo mejor, ¿qué tal darse cuenta de que has pasado un tiempo sin sufrir ningún peligro?¿Un tiempo entretenido? Si lo prefieres, puedes ir a nadar con los tiburones.

Otras veces nos cegamos tanto que creemos haber conseguido ese triángulo. Espero que pronto nos demos cuenta todos de que fomentar la insatisfacción para aumentar las ventas es una mala praxis como la fue la de fumar. Espero que no tardemos a ver que a nivel global o social, cuando pensamos en todos, hay más gastos que ingresos. Como sucedió con el tabaco.

Ejemplo. Una vivencia propia

A continuación, contaré una alegría que viví recientemente y que en su día fue algo indiferente. Si me sigues de algún modo serás partícipe de haber construido este dato que me comunica ese momento. Aún no es algo grande, no se puede cantar victoria. Sin embargo, se aprecia que la semilla germina.

Seguro que no te extraña saber que todas las búsquedas que hacemos en Google se quedan almacenadas anónimamente en un archivo de estadísticas. Ello nos permite saber que le interesa a la gente y qué palabras usa para referirse a ciertos conceptos y objetos. Hay una web de tendencias de Google que te ayuda a conocer lo buscada que es una palabra.

Te propongo que busques las dos palabras juntas «color matemáticas» y verás que no hay suficientes búsquedas para ofrecer un gráfico. Así que debemos recurrir a otras herramientas con mayor precisión como keywordtool.io. Esta sí nos ofrece una información que nos permite ver el interés social por el tema.

Bien, antes del verano, ejecuté la búsqueda «color matemáticas» en su caja y surgieron muy pocas búsquedas relacionadas. Lo que significa que hay poco interés por este tema. Algo que te deja más bien decepcionado, pero como era de esperar, me resultó indiferente. Repetí la búsqueda periódicamente y no se movía, siempre pocos resultados y los mismos. Así que me cansé.

Por curiosidad, recientemente, repetí la misma búsqueda y se vieron signos de mejoría. Me sentí partícipe en crear esa curiosidad a la gente. En cierto modo tú también puedes sentirte partícipe de crear esta curiosidad. En que la gente se pregunte qué relación hay entre matemáticas y color.

Ahora puedo imaginar un triángulo de esos que nunca sucederán. Sin embargo, me contento con haber pasado este tiempo entretenido contigo. Gracias por llegar hasta aquí. Pero de todos modos, para mantener la tradición, te deseo que ese triángulo se haga realidad el 2020 en tu día a día.

Feliz año 2020

close

¿QUIERES MÁS?

REGÍSTRATE PARA RECIBIR LAS ÚLTIMAS ENTRADAS DEL MES

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Dime si te ha gustado la entrada pulsando el botón de arriba.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: