Verificación de los colores primarios (III)

En esta entrada, pretendo que descubras un color que no puede ser generado por los colores-luz primarios. Es un color conocido por todos, pero no se encuentra en la luz. Sé que es una afirmación fuerte porque no encuentro a nadie que la respalde. Por ello, te propongo un experimento mental más adelante.

Insisto en que lo dicho en este post, y en casi todo el blog, no debe tomarse siempre como una verdad verificada, contrasta y apoyada por la comunidad científica. El objetivo de este blog es obtener algo nuevo y la tarea de enseñar o divulgar los conocimientos actuales de la ciencia, quedan en un segundo plano.

El color imposible de generar con luz

Como decía, hay un color que no puede ser generado por los colores-luz primarios. Ello significa que la conclusión de Verificación de los colores primarios (I), no es cierta del todo. Siendo más puristas, debo decir que la tesis es falsa. Ello implica afirmar que: hay al menos un color que no puede ser generado por los colores-luz primarios.

No obstante, los colores-luz considerados primarios siguen siéndolo. Podríamos pensar que es paradójico sostener las dos afirmaciones, sin embargo no los es porque los colores-luz no tienen todos los colores que hay en otros conjuntos como, por ejemplo, los colores-cognitivos.

Los colores-cognitivos son aquellos que tenemos en nuestra mente. Entre ellos, hay al menos uno que no está en los colores-luz. Ello no implica que tengamos más colores-cognitivos que colores-luz, puede existir un color inimaginable que esté en los colores-luz y no lo percibamos por tener nuestra percepción ciega a ese color.

Para desenmarañar lo expuesto, te propongo un experimento mental. Este nos ayudará a ver que hay un color conocido que no lo genera la luz y que los colores primarios de la luz que conocemos generan todos los colores-luz que percibimos. Si hay algo que no te encaje siempre puedes preguntar en los comentarios.

Experimento mental: el negro no es un color-luz

Actualmente (2018), todos los libros afirman que el negro es la carencia de luz. Si eso fuese cierto lo que estoy diciendo sería falso porque al debilitar la señal lumínica su color tiende al negro y, entonces, los colores-luz primarios también generan al color negro.

A continuación, propongo un experimento mental que nos servirá para ver la no existencia del color-luz negro. El objetivo de estos experimentos es encontrar un contraejemplo que desmienta la teoría por sí misma. Los físicos teóricos recurren muchas veces a ellos como se puede ver en este artículo de Naukas.

El experimento

Imaginemos que se da la casualidad de haber un punto del espacio vacío que no emite ninguna luz y, además, por él no coincide la trayectoria de ninguna luz. Ese punto lo veremos de color negro, será como una mancha negra en nuestra visión. Lo voy a llamar punto de 0-luz.

Si pongo un papel detrás del punto de 0-luz respecto de mi posición y lo ilumino, veré el papel sin mancha alguna. Sea cual sea el color del papel, tendremos el mismo resultado, veremos el papel sin ninguna mancha. Ello me permite afirmar que ese punto de 0-luz es transparente porque ningún color se ve afectado por la presencia del punto 0-luz que veía como negro.

Voy a decir lo mismo, pero con otras palabras. Cuando vemos a través de unos cristales protectores del sol, lo vemos todo más oscuro porque estos sí son negros o grises. En otros casos tienen otros colores más o menos oscuros. En ambos casos, tenemos que la luz cambia su color al pasar por el cristal.

En cambio, un rayo al pasar por el punto de 0-luz, presuntamente negro, no se oscurece ni se altera sea el color que sea el color de detrás. Esa propiedad, solo la cumple el color transparente. Por tanto, digo que la ausencia de luz es el transparente y no el negro.

El estado dubitativo

Puede suceder que una vez visto el experimento propuesto nos surjan un montón de preguntas sin respuesta. Ello nos invita o nos tienta a negar el resultado del experimento. La postura que recomiendo es la de estar en modo imparcial, es decir, estar a la espera de que nos ofrezcan mejores teorías.

La ciencia permanece muchas veces en duda, no afirma ni niega algo hasta no tener evidencias. Esta es una postura difícil de asumir emocionalmente. Muchas veces preferimos una mentira porque nos evita estar en “estado dubitativo”. Pero, el “conocimiento” falso nos provoca errar, lo que trae dolor y fracaso.

En situaciones como esta, en las que nos vienen un gran número de preguntas sin respuesta, es cuando debemos aplicar aquella mítica frase de aquel filósofo conocido: «Solo sé, que nada sé». La paciencia nos ayudará a tranquilizar esa cosa de “necesito una respuesta ya”. El sosiego, también.

El color de la pantalla LED

Todo usuario de la red sabe que las pantallas de LED son de color negro. Evidentemente, ello facilita que al no emitir luz, veamos el color negro. Luego, jugando con la luminosidad de la luz provoca que veamos los colores tan oscuros como se desee.

Si la pantalla fuese de otro color, violeta por ejemplo, y tenemos luz solar o luz externa a la pantalla de color blanco o amarillo, lo veríamos todo con un tono violeta. Así que, la pantalla negra nos hace ver todos los colores que podemos ver con los ojos con ayuda de un color-materia llamado negro. He aquí el despiste al que me refería en el primer artículo.

Para terminar te invito a que comentes tus impresiones. Puedes no estar de acuerdo con lo dicho tranquilamente que lo voy a publicar siempre que seas respetuoso. Puedes decir que no te ha gustado. Puedes… Sólo te pido que uses el mismo idioma, el castellano, y que no pretendas ofender a nadie.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: